Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2016

Felinofobia

Imagen
Mi gata le temía a los temblores. Es cierto que todos los gatos presienten el movimiento y se esconden, pero en ella, el asunto rayaba en pánico. Tenía un problema en el oído, así que nunca escuchó el rugido subterráneo y el movimiento la pillaba en plena acicalada de su peluda cola o simplemente durmiendo. Entonces se le paraban todos los pelos, se le abrían los ojos hasta las cejas y las uñas las clavaba con una fuerza tal, que necesitábamos varias manos para soltarla cuando ya había pasado el sacudón. No importaba si fuera un sillón, la cama, la pierna de alguien o la falda de la abuela, ella quedaba colgada mirando con terror hacia ninguna parte. Uno andaba preocupado de ponerse a salvo y de pronto, solo sentíamos el dolor fortísimo de una mancha negra y blanco pegada como lapa encima.
El terremoto del ’85 lo pasé en la esquina de mi casa, en un pasaje de la Rancagua Sur. Mientras mis primos perseguían a una pelota que rebotaba intentando hacer el gol, yo quería bajar a mi gata de …

El Telar del Alma: 1° Lugar Regional Concurso Historias de Nuestra Tierra 2016

Imagen

La transmutación

Imagen

La Señora Juana. 2° Lugar Concurso Literario "Una Región un Cuento"

Imagen
La señora Juana llevaba trabajando seis meses en la caseta de recargo de la Tajeta BIP(1) cuando la asaltaron por primera vez. Se levantó a las seis como todos los días de ese invierno, hizo la cama luego de lavarse los dientes, tostó el pan del día anterior que comió con un tecito de canela. Antes de salir, se puso el chaleco grueso que había tejido para las mañanas, le dio un beso de despedida a la foto de su marido Luis, fallecido hacía dos años y partió caminando al paradero 10 de Gran Avenida.


Llegó temprano, apenas la niebla se estaba levantando y las calles llena de estudiantes y trabajadores como ella. Le costaba pensar en ella misma como una trabajadora más si en toda su vida, su Luis se había encargado de proveer para ella y los hijos. Pero Luis ya no estaba, la pensión no alcanzaba más que para remedios y no quería que sus hijos gastaran dinero en ella; para eso aun tenía energías, con 65 años recién cumplidos. En una edad en que la mayoría de las personas se jubilaba, ella …